TRANSPORTE BUENO Y VARIADO

Mi hijo Vicente es vivaracho, voluntarioso y viticultor. Los viernes viene a visitarme en su vehículo particular y conversamos sobre los viejos vecinos, las vacaciones, el valor de la vivienda y sus viajes en avión. Le encantan las verduras, el Villarreal, los versos de Verlaine, mi vestido verde y cantar villancicos aunque no sea Navidad.

Sin embargo, desde que conoció a Beatriz, esa chica bajita, bulliciosa y biofísica, las cosas han cambiado. Luce una poblada barba, usa bombachos blancos con abundantes bolsillos y juega al bádminton y al billar. Ahora lo que le gusta es Baudelaire, los boquerones sin nada de vinagre, el Barcelona, los boleros y bailar. Hablamos los sábados. De bodas y banquetes, y también de bebés, y de sus viajes en barco y en abarrotadas líneas de autobús. Y lo mejor de todo es que me da besos y abrazos como para parar un tren.

1er premio XI Concurso de Relatos de Viajes Moleskín

Más microrrelatos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: