SUPERVENTAS

En el primer capítulo Ella aparece garabateando sobre un papel manchado de harina mientras el guiso borbotea en el fuego. Él la sorprende al final del tercer capítulo. Le parte primero una ceja, después todas sus historias, las que Ella escribía en secreto y las que el destino había escrito para Ella. A partir de ese párrafo las lágrimas diluyen la tinta y el argumento es ininteligible. Hasta que, a través de un margen roto, consigue colarse el abogado del editor para gestionar el sinsentido de esta ficción narrativa que parece sacada de la realidad. A Él lo envían a leer el código penal. Ella recupera el protagonismo de unas páginas en blanco que aún está a tiempo de escribir.

1.er Premio en el III Certamen de microrrelatos Tudela de Duero (Valladolid)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: