Pequeños relatos para grandes historias

SOLEDAD

Mi madre dice que tenga cuidado, que a mi edad los chicos no son trigo limpio y solo piensan en ligar. Yo la miro callada, asiento ligeramente con la cabeza para que se quede tranquila y termino de un trago el vaso de leche para disimular la ansiedad. Todos los días repite machaconamente su frase como si así pudiera protegerme antes de irse a trabajar.

Quería ser fiscal, mi madre, pero a mi edad se quedó embarazada y sola y no le quedó más remedio que abandonar sus estudios y buscarse la vida.

Cuando termina de limpiar los juzgados, nos reunimos en la biblioteca. Ella prepara su examen de Derecho Constitucional y yo…, bueno, yo trago saliva y resuelvo ecuaciones de segundo grado mientras intento no pensar en los enormes ojos oscuros de Soledad.

Publicado en el nº 1 de la revista Alborismos. Venezuela.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

14 ideas sobre “SOLEDAD”

A %d blogueros les gusta esto: