MAL INVENTO

Fue al ver los desechos de la industria que hay cerca de casa. Me quedé mirándolos embobado y ya no pude pensar en otra cosa. Sería algo nuevo, lo nunca visto, y Ella se fijaría al fin en mí. La adaptación fue harto laboriosa y tuve que robarle horas al sueño e invertir hasta el último centavo de mis escasos ahorros de pasante, pero lo conseguí. Había creado el primer juez cibernético de la historia.

Hoy se estrena en el juzgado con un caso de producción fraudulenta de billetes de 300 €. Va todo sobre ruedas. Se muestra firme, no le tiembla ni un cable, y su velocidad de respuesta supera con creces los 4 GHZ. Sin embargo, observo con preocupación que los ojos le hacen chiribitas cada vez que Ella toma la palabra en la sala. En cuanto llegue a casa le voy a apretar unos cuantos tornillos.

Finalista del mes de mayo en el XIII Concurso de Microrrelatos sobre Abogados.
PALABRAS DEL MES: industria, invertir, producción, nuevo, adaptación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

20 ideas sobre “MAL INVENTO”

A %d blogueros les gusta esto: