EN FAMILIA

A seguir viendo la televisión, ordenó mi madre cuando me escabullía a la habitación con un libro escondido debajo del jersey. Pero mamá…, protesté.

LOS HOMBRES NO LLORAN

Me hice un hombre aquel verano del 81, cuando aún me quedaban seis días para cumplir doce años. Mis padres nos habían dejado en el pueblo, al cuidado de los abuelos, hasta que comenzase el colegio. Nos encantaba ir al pueblo, jugar en la calle con los otros chicos, esquivar […]

LA LEY DE LA SELVA

Sí, ya sé que en el turno de oficio podemos encontrar una amplia diversidad de clientes, pero jamás imaginé que me toparía con él. —Vosotros no proteger los bosques —lanza como saludo nada más verme entrar.

NOCHEBUENA

Cuando llego no se extrañan de verme ni me hacen preguntas, solo se aprietan para hacerme un sitio. —A Lucy le salen las patatas como a nadie —dice uno a modo de bienvenida.

LAZOS DE SANGRE

Los Alberola somos una familia unida. Aunque en estos tiempos, ya se sabe, todos andamos muy liados. Eso sí, cuando un Alberola muere, ninguno falta al sepelio.