CANSANCIO

Lo dejo. Abandono. Estoy exhausta. No aguanto ni un minuto más el roce de mis viejas zapatillas desgastadas ni el olor acre del sudor que se extiende silencioso y furtivo como un submarino en tiempos de guerra por todo mi cuerpo. Tampoco el sonido bronco de la respiración entrecortada y esta sensación angustiosa de que se me escapa el alma por la boca. Se acabó. Por fin tiro la toalla, que ya no sirve ni para trapos. No sé a quién se le ocurriría la brillante idea de correr detrás de los sueños, pero yo desisto. A partir de hoy me acostaré todas las noches. Tenía razón mi madre: los sueños se hicieron para dormir; el que quiera correr que se apunte a la San Silvestre Salmantina.

Finalista en el VI Concurso de Microrrelatos “San Silvestre Salmantina 2018“.

Otros microrrelatos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: