MADRE NATURALEZA

Me dejó plantado en la primera cita. No me quejo, me cuida bien. Está pendiente del riego, me abona con regularidad y me poda las ramas que me brotan en el estómago estropeando mi silueta. Ella dice que eso me pasa porque no hago suficiente ejercicio. Y tiene razón, me agota estar todo el día moviendo las ramas al ritmo del viento. Además, espanto a los pájaros, y echo de menos su compañía y sus trinos en el oído. Pensé que a ella no le importaría mi exceso de frondosidad, que me querría igual, y, aunque me asegura que sí, ya no es lo mismo, lo noto: antes, cuando me salían flores en la barba, las cortaba y las ponía en un jarrón —así la casa huele a ti, decía picarona—, pero desde que me sacó un esqueje, solo tiene mimos para él.

Publicado en Diario Sur Málaga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

19 ideas sobre “MADRE NATURALEZA”

A %d blogueros les gusta esto: