AL OTRO LADO DEL MAR

Llegamos aquí en septiembre, un día por la noche. El viaje había sido muy largo y yo estaba tan cansada y confundida por el cambio que tardé en darme cuenta de lo bonita que es esta ciudad. Y también el colegio nuevo. Al principio estaba un poco asustada y no hablaba con nadie, pero ahora ya tengo amigos y aprendo rápido. Por las mañanas mi madre me prepara el desayuno y me acompaña hasta la puerta del patio. Es tan guapa que la gente se la queda mirando. Después, por las tardes, a pesar de que está muy cansada de tanto limpiar casas, se sienta conmigo mientras hago los deberes para que le enseñe las palabras nuevas que he aprendido en clase. Y como es muy trabajadora, ya habla español casi igual de bien que yo. Al caer la noche nos quedamos dormidas abrazadas. Ella sueña con todo lo que dejamos allí; yo, con ser abogada, como ella.

2.º Premio en el I Certamen de microrrelatos sobre Igualdad e Inmigración. Ayuntamiento de Cúllar (Granada)

Otros microrrelatos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 ideas sobre “AL OTRO LADO DEL MAR”

A %d blogueros les gusta esto: