RESILIENCIA

La Venus de Milo sin brazos y sin cabeza.
Fotografía de Alba Pérez Fernández

 

Fue recién empezada la primavera. En el patio de atrás. Recuerdo que no había parado de llover las últimas semanas. Cuando salí a podar la exuberante hierba, observé atónito que había brotado una mujer. Era muy joven todavía. Y hasta bonita si le apartabas la maleza de la cara y te fijabas bien.

Como a mí no me gustan las mujeres, intenté arrancarla de raíz, pero tan solo conseguí desprenderle los brazos del cuerpo. Entonces eché fungicida en sus ojos, aerosoles que eliminan las malas hierbas, excrementos para ahuyentarla con el olor. Nada. Ella, tozuda, cada vez más alta y espigada. Incluso llegué a creer que no dejaba de llorar para regarse con sus lágrimas y sobrevivir, por eso un día, harto, le corté la cabeza. Me equivoqué. Años después, ahí sigue, fuerte como un roble, con los pies bien plantados en el suelo.

Y parece que va a florecer.

2º Premio en el Concurso de microrrelatos de SOL CULTURAL 2021
Relato basado en la fotografía de Alba Pérez Fernández

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

24 ideas sobre “RESILIENCIA”

A %d blogueros les gusta esto: