Pequeños relatos para grandes historias

DESCENDENCIA

Empezó a llorar cuando llegó el momento de ir al trastero. No conseguía acostumbrarse y eso que cada año, al menos una vez en cada cambio de estación, iban a dejar la ropa de temporada y todo lo que ya no utilizaban. Y es que ver allí al abuelo, junto a las casetes, el árbol de navidad cojo con el espumillón colgando y las fotos desleídas por la humedad le partía el alma. Ella no creía que alguien pudiese recuperar la memoria así, viviendo rodeado de viejos recuerdos, pero no olvidaba que a sus hijos no debía llevarles la contraria.

Publicado en «Sea usted breve. Relatos cortos para sobrellevar encierros largos». Cultura Torremolinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: