EMOCIONES A FLOR DE PIEL

No recuerdo cuándo se instaló con nosotros Apatía, pero sí el día en que la muy cobarde salió huyendo porque a mi mujer le encontraron un pequeño bulto en el pecho.

Ocuparon su lugar Incertidumbre, Miedo y Rabia, mucho más ruidosos, rebeldes y reacios al orden. Aun así nos acompañaron a todas las pruebas médicas y no se perdieron ni un solo detalle de la operación.

Un día Rabia, en uno de sus ataques incontrolados, pegó un portazo y, sin despedirse siquiera, se marchó, dejando a Miedo e Incertidumbre desvalidos, asustados y totalmente descolocados. Terminaron por irse al cabo de unas semanas hartos de las visitas que empezaron a llegar cada vez con más frecuencia, como la de Serenidad y Esperanza, mujeres vitalistas, enérgicas y positivas que lo mismo ayudaban a hacer la cama, que traían exquisitas recetas caseras o nos contaban chascarrillos de lo más divertidos.

Alguna vez se dejaban caer por la casa Angustia y Tristeza, siempre disfrazadas de Compasión, pero aprendimos a no hacerles caso y se morían de aburrimiento.

Ahora vivimos con Confianza e Ilusión.

Y Amor, que se pasaba el día encerrado en el cuarto de invitados, deambula sin pudor por toda la casa.

Accésit en el I Certamen relatos cortos sobre el cáncer «Rompe el tabú: llámalo cáncer». aecc Junta provincial de Teruel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

8 ideas sobre “EMOCIONES A FLOR DE PIEL”

A %d blogueros les gusta esto: