CALABAZAS

Desde que a Cenicienta le tuvieron que amputar las piernas por encima de la rodilla después de salir despedida de la carroza por exceso de velocidad, el príncipe le toma prestados los zapatos de cristal y el collar de perlas para acudir a sus citas clandestinas con el cochero.

Otras historias minúsculas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: