TERAPIA ANIMAL

Solo dibujando aquellos bisontes en la pared conseguía calmar mi ansiedad, aunque mis padres no lo entendían y ponían el grito en el cielo cada vez que tenían que pintar de nuevo la habitación. Me llevaron a un montón de especialistas que me recetaban pastillas y me daban electroshocks. Pero no fue hasta que les recomendaron un gato para aumentar mi sociabilidad que empecé a mejorar. Y es que desde el principio nos compenetramos muy bien. Cuando se acabó la sangre de mis padres, me ayudó a conseguir más. Tampoco él puede vivir ya sin mis dibujos en la pared.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

9 ideas sobre “TERAPIA ANIMAL”

A %d blogueros les gusta esto: