RECICLAJE

Un corazón de lana y acero comenzó a latir rítmicamente en su pequeño pecho en cuanto apreté el botón del on. Segundos después abrió los ojos, estiró perezosamente las aletas, se ahuecó las escamas de plástico y aprovechó una ola atrevida para sumergirse en el mar. Sonreí con pena al ver cómo se marchaba, pero no voy a dejarme llevar por la melancolía y con las bolsas de unos grandes almacenes que pesqué ayer, ya tengo pensado hacer varios peces de colores.

Ganador semanal en la XII Edición de Relatos en Cadena. (Semana 21)

Otros microrrelatos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

6 ideas sobre “RECICLAJE”

A %d blogueros les gusta esto: