Pequeños relatos para grandes historias

LAZOS DE SANGRE

Los Alberola somos una familia unida. Aunque en estos tiempos, ya se sabe, todos andamos muy liados. Eso sí, cuando un Alberola muere, ninguno falta al sepelio. En el tanatorio nos saludamos con mucha efusividad: largos abrazos, besos, palmaditas en la espalda, «¡chico, qué bien te veo!»,… Y enseguida nos ponemos al día: al primo Rafael le han ascendido en la empresa y le va genial; Eloísa está embarazada de trillizos; la tía Soledad tiene nuevo novio. En fin, momentos inolvidables que aprovechamos al máximo para estrechar vínculos y restablecer afectos. ¡Qué importante es la familia! No voy a dejar pasar tanto tiempo para vernos la próxima vez. Y sí, ya tengo decidido que el difunto será el primo Rafael.

1.er premio en el Concurso literario «Camp de Turia». La Pobla de Vallbona (Valencia)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

8 ideas sobre “LAZOS DE SANGRE”

A %d blogueros les gusta esto: