LA FUERZA DE LA CONSTANCIA

Cada mañana camino hasta la parada del autobús y ocupo el mismo asiento que ocupabas tú el día que nos conocimos. Recorro la ciudad sin apartar los ojos de la ventanilla por si aparecieras detrás de alguna de esas caras que se te parecen tanto. El conductor me avisa cuando llegamos al final del trayecto. Me mira con lástima, lo noto. Pero hoy deja que me quede y, sin billete, me lleva de vuelta. Tímidamente, le sonrío agradecida. En un par de días, tres a lo sumo, conseguiré que me pida que cenemos juntos y que te olvide para siempre.

Relato finalista semanal en la VIII Edición del concurso Relatos con banda sonora, de la Cadena Ser
Canción: Llanto de pasión, de El último de la fila

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

10 ideas sobre “LA FUERZA DE LA CONSTANCIA”

A %d blogueros les gusta esto: