GANAR

A través de las ventanas abiertas para ventilar, se cuela la detonación del disparo de salida. Cae entonces en la cuenta de que se le ha hecho tarde. Una vez más. Deja la colada a medio tender, apaga el fuego, las lentejas terminarán de hacerse con el calor residual, piensa, coge al niño con cuidado de no despertarlo y echa a correr. Cuando llega a la línea de salida ya no queda nadie. Aprieta el paso y a su hijo contra su pecho. Consigue alcanzar a los más rezagados. Dejándose arrastrar por el impulso de los latidos de su corazón, llega a la cabeza de carrera. El niño empieza a llorar. Sin detenerse, le da el pecho. Divisa la línea de meta. Acelera. Toma posiciones. Todos quieren ganar. Ella también. Por eso gira en la primera calle, fuera del itinerario señalado, y sigue corriendo sin mirar atrás.

Relato mencionado en el X Concurso de microrrelatos “San silvestre salmantina”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

15 ideas sobre “GANAR”

A %d blogueros les gusta esto: