Pequeños relatos para grandes historias

CAMBIO DE TURNO

Ya falta menos para que den las ocho. Hasta la habitación llega el barullo del cambio de turno. Pasos veloces en el pasillo que vienen y van. El sonido metálico de los carros. Puertas que se abren. Los grifos que gotean, el frufrú de las fregonas. Aroma a café y tazas que chocan con las prisas. Timbres. Pastillas. El termómetro. La tensión. Una sirena.

La reconozco detrás de la mascarilla. Me sonríe cuando me mira y me cuenta lo que hay más allá de la ventana. Hoy llueve, dice con su voz recién salida de un pentagrama. Le ha salido una flor nueva al magnolio. Y las cigüeñas han hecho otro nido en lo alto del campanario.

Me gusta escucharla. Y cómo se mueve. Y también su olor a espuma y sal. Dice que eso es porque viene a trabajar montada sobre un caballito de mar. Nos reímos a carcajadas. Luego promete enseñarme a nadar cuando llegue el verano. Y a contarles los brazos a las estrellas.

Hoy ha traído una caracola. Está muy desgastada y su color es como el de la arena mojada. Tiene línea directa con su casa, me susurra antes de colocarla bajo la almohada. Poco a poco mi pelo se llena de algas y empiezo a respirar tranquilamente bajo el agua.

1.er premio en el Concurso de microrrelatos Grupo Marmo. Albacete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

9 ideas sobre “CAMBIO DE TURNO”

A %d blogueros les gusta esto: