A ECEDARIO QUE RADO

Hubo una vez un visionario que nos convenció de las ventajas de borrar la «b» del abecedario. Solo con la «v» viviréis un sinfín de aventuras divertidas, vociferaba por plazas y avenidas; volaréis veloces como el viento, nacerán violetas en vuestros jardines y tendréis caviar y vino para todos y vergeles en lugar de desiertos. Y tenía razón, aunque a veces evocamos con tristeza los días en que los novios nos besábamos en los labios.

2º Premio en el III Concurso de Microrrelatos. Asociación Cultural Lucerna.

Otros microrrelatos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: